UNA HISTORIA DE INOCUIDAD EN EL AGRO CHILENO…

0

GABRIEL RAFFO CALDERONEl año 2007, al asumir como Gerente General de Inversiones Quintil S.A. (empresa de la PUCV), inculqué, dentro de la empresa, que nos autoimpusiéramos, entre otros, el cumplimiento de las normas de tolerancia de pesticidas en todos los productos de la empresa (aunque fueran para mercado nacional).

Tarea no fácil, ya que, en general, no existía la cultura de inocuidad dentro de las hortalizas del país, ni se valoraba en el mercado nacional… No hemos avanzado mucho aun…

En nuestra implementación, nos encontramos con varios problemas; como que no todos los agroquímicos tienen recomendaciones en la etiqueta para muchos cultivos (aun cuando son de aplicación popular), varios agroquímicos no tienen definida su carencia (tiempo necesario entre la aplicación y la cosecha) para muchos cultivos donde se emplean, no había certificaciones ajustadas para las hortalizas para mercado nacional…

IMG_0507El argumento para convencer al equipo de Quintil fue fácil; “No podemos arriesgar a la PUCV, a que un producto asociado a ella, no cumpliera con las normas de inocuidad”. Argumento válido para cualquier empresa que quiera mantener o desarrollar su imagen.

Es así como nos obligamos a desarrollamos programas y protocolos para tomate, pimentón y ají de invernadero, lechugas, brócoli, zapallo italiano, repollo, entre otros. Para las paltas y cítricos ya contábamos con las certificaciones de GLOBALG.A.P. y TESCO.

Para los programas se definieron ciertos criterios:

  • Cuando tienes insectos, que ejercen una gran presión sobre el cultivo (alto nº de huevos/ hembra X varias generaciones al año X alta presión del entorno); como la polilla del tomate (40 a 260 huevos por hembra X 12 generaciones/ año), la mosquita blanca (200 huevos por hembra), minadores de la hoja… Lo que mejor nos resultó fueron las aplicaciones por calendario y periodo de protección, verificando la eficiencia de la aplicación a través del monitoreo. Cuando aplicábamos solamente en base a monitoreo, siempre se nos escapaba la plaga al final del cultivo.
  • Es fundamental mantener un bajo umbral de la plaga desde el principio del cultivo. Para lo cual, se debe ejercer una rigurosa presión de control al inicio. Una baja presión de la plaga, nos puede permitir, no aplicar productos en las últimas etapas, si se esta bajo el umbral económico, evitando problemas de carencia de productos.
  • PROGRAMA FITOSANITARIO PARA HORTALIZAS - GREENHANDSHay que rotar ingredientes activos, para evitar resistencias. Bajo esa premisa, se debieran planificar los programas, aplicando los agroquímicos más tóxicos (etiqueta rojas) y/o de mayor carencia al principios (cuando las plantas son pequeñas y se emplean menores dosis/ ha) y los menos tóxicos (etiqueta verde) y/o con menores carencias, más cerca de cosecha. Así tendremos menos impacto sobre el medio, menor riesgo sobre los trabajadores y mayores posibilidades de cumplir con las carencias. Ideal si todos los productos fueran etiqueta verde.
  • No hay que dejar de lado el tema de la contaminación orgánica. Manejo de guanos, aguas e higiene de los trabajadores.

¿Qué otros aspectos crees importantes de considerar?

IMG_1938

La inocuidad de frutas y verduras en Chile, es sólo una cuestión de voluntad, planificación y un poco de gestión. Si bien, hay ruidos de cambios (en el mediano plazo los supermercados exigirían  GLOBALG.A.P. a todos sus proveedores), salvo por las hortalizas orgánicas, no se ven productos certificados, garantizando inocuidad. 

¿Conoces alguna marca certificada?

Escríbenos tus comentarios, críticas constructivas y/o valida la información con un “me gusta”, “compartir”, “recomendar”, según sea el caso. Tus aportes enriquecen la discusión.

Mis saludos

Gabriel Raffo Calderón

Greenhands Consulting

Desarrollo de agro empresas y sus productos

Únete a nuestros grupos  CHILE AGRICOLA – Linkedin y/o CHILE AGRICOLA – Facebook

Comparte en redes socialesTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

DEJA UN COMENTARIO